Geomagnetismo

El Servicio de Geomagnetismo del Instituto Geográfico Nacional tiene encomendada como misión principal el estudio y medición del campo magnético terrestre dentro del territorio nacional. Para ello dispone de  Observatorios Geomagnéticos  que registran de forma continua las variaciones del campo magnético. Los datos obtenidos en estos observatorios, una vez procesados, son utilizados para la elaboración de los  Anuarios Geomagnéticos.

Periódicamente se realizan medidas del campo magnético en las  Estaciones de repetición  o seculares, y con menor frecuencia se hacen densificaciones en los llamados puntos de mapa. También se dispone de valores obtenidos en vuelos aeromagnéticos de la Península Ibérica y Canarias. Todos estos datos sirven para la producción de la Cartografía magnética de las distintas componentes, del campo total y de anomalías magnéticas. Igualmente, estos datos se utilizan para la ejecución de trabajos de investigación y colaboraciones con diversos organismos internacionales.


Campo Magnético de la Tierra

El campo magnético que se observa en un punto de la Tierra tiene dos orígenes, uno interno y otro externo.

Campo Magnetico

El campo de origen interno es semejante al producido por un dipolo magnético situado en el centro de la Tierra con una inclinación de 11,5º respecto al eje de rotación, y es el responsable de más del 90% del campo observado. Los polos geomagnéticos son los puntos en los que el eje del dipolo intersecta a la superficie terrestre, y el ecuador magnético es el plano perpendicular a dicho eje. Este campo de origen interno no es constante ni uniforme, sino que presenta una variación lenta en el tiempo que se conoce como variación secular.

El campo de origen externo es debido principalmente a la actividad del Sol sobre la ionosfera y la magnetosfera. Este campo externo presenta variaciones periódicas siendo la más importante la variación diaria con período de 24 horas; también son periódicas la variación lunar, la variación anual y la variación undecenal. Otras variaciones rápidas de origen externo son las pulsaciones magnéticas, las tormentas magnéticas, las bahías, los efectos cromosféricos, etc.

Campo Magnetico

El campo magnético terrestre es una magnitud de carácter vectorial, por lo que para estudiar sus componentes se toma como referencia en un punto de la superficie de la Tierra un sistema cartesiano de coordenadas XYZ de ejes en dirección N-S, E-O y vertical. De esta forma, la intensidad total del campo (F) y sus proyecciones horizontal (H) y vertical (Z) están relacionadas a través del ángulo de declinación (D) que forma H con el norte geográfico, y del ángulo de inclinación magnética (I) que forman F y H.

Así, para expresar el campo magnético en un punto bastan tres cantidades, utilizándose normalmente una de las siguientes ternas: H-D-Z, X-Y-Z, o F-I-D.




Brújula